JAPO, JAPO.

Ya que hemos tenido tantos puentes, esta vez no solo he cocinado, que también, si no que he salido a comer fuera algún día, y mi favorito sin duda cuando salgo es un restaurante japonés.

Me encanta la comida japonesa y además es muy sana y ligera  ya que es una  alimentación basada en el alto consumo de pescados, arroz y verduras, lo que la hace una dieta muy equilibrada que respeta el contenido ideal de los principales nutrientes: 12% de proteínas, 20 % de grasas y 63% de carbohidratos. Pero lo mejor es la calidad de estos alimentos, que aportan elementos nutricionales muy interesantes a nuestra dieta occidental. Para empezar, desde que se ha puesto tan de moda en nuestro país, hemos  introducido las algas de manera habitual en nuestra alimentación, son ricas en minerales en especial calcio y yodo, y vitaminas A Y C  y del grupo B, y nada de grasa, son un alimento anti cáncer de primer orden, en la cocina japonesa se usa el alga nori para hacer los rollitos (makis), pero también suele formar parte de las ensaladas, por ejemplo acompañada de pepino gracias a la cual empezó mi afición pepinera…

 

El alto consumo de pescado, sobre todo azul: salmón, atún… aporta aceites esenciales omega 3, estos son potentes antioxidantes que evitan la formación de placas de ateroma en las arterias y por tanto previene las enfermedades cardiovasculares, Japón es una de las poblaciones con más bajo índice de infartos de miocardio del mundo, gracias a esta forma de alimentarse, además no  se fríen mucho o se comen directamente crudos por lo que los hace más sanos aún y fáciles de digerir.

 

Este plato es un tartar de atún  y va acompañado solo de algas, y rábano daikón, pero también se suelen acompañar de arroz, lo que conocemos por sushi, que pueden ser en forma de rollitos (makis) o una bolita de arroz con el pescado encima (nigiri). El arroz está omniprensente en la cocina japonesa, y la forma de prepararlo es lo que le da el sabor y la textura tan particular que tiene, una vez cocido, se le añade vinagre, azúcar y sal. El vinagre facilita la digestión y potencia la absorción de los omega 3 de los pescados. Además es antiséptico, por lo evita posibles toxiinfecciones derivadas de un pescado contaminado.

La soja es otro alimento muy usado en la cocina japonesa, bien en  su forma original de haba (edamame) o fermentada como salsa de soja o en forma de tofu que contiene proteínas de alto valor biológico. Contiene además genisteína, otro potente  antioxidante, que previene el cáncer de mama, patología que prácticamente no existe entre la población japonesa.

Se usan aliños moderados, y quiero destacar el uso del wasabi (el rábano picante verde) que acompaña a todos los sushis, es un broncodilatador excelente  que ayuda y evita (si se consume de forma habitual claro) los constipados. También se acompaña de jengibre (gari), que no solo facilita la digestión, si no que con ese sabor tan aromático que tiene permite apreciar más los matices de los distintos alimentos, ya que se suelen servir todos los platos a la vez pera que se puedan combinar los distintos sabores y texturas.

Pero si hay algo que caracteriza a la comida es la estética y presentación de los platos, que es todo un arte con filosofía propia que se llama Mukimono, esta vez en Banzai, lograron sorprenderme  de verdad con la presentación de este plato:

Que no solo era exquisito para los ojos si no también para el paladar por la mezcla tan interesante que tenía: salmón y plátano!!!!

Así como me encanta la comida japonesa y casi todo lo que tiene que ver con su cultura, debo decir que la música tradicional a la que llama Hougaku, me parece  un rollo difícil de escuchar, sin embargo he descubierto un disco delicioso de uno de mis grupos favoritos: Pink Martini cantando con la soprano japonesa Saori Yuki que es una auténtica delicia, y lo he tenido de fondo mientras cocinaba mis recetas de siempre.

Comparte este artículo
Esta entrada fue publicada en CONFIESO QUE COMO. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a JAPO, JAPO.

  1. Cris dice:

    Yo también me he aficionado, y la responsable eres tú, Marta.
    El año pasado visité mucho la tienda/bar Daisuki, en general Martínez Campos (está cerca del British Council donde llevaba a mi hija a clases de inglés): compraba tofu, sopa de miso, fieos japoneses, algas…

    Lo echo de menos!!

    Un abrazo

    • Marta dice:

      Ay si Cris, es buenísima la comida japo, conozco la tienda y también he caído comprando de todo, pero la verdad que es una trabajera y nunca queda igual que en los restaurantes japoneses, y la presentación ni te cuento, imposible conseguirla…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>