QUIÉN ME HA VISTO Y QUIEN ME VE

A vueltas con esta crisis, y con lo del comer bien para cuidarse a uno mismo, una cuestión que me he planteado es que como no voy a comer según qué cosas solo porque no me gusten. Ya confesé hace tiempo que no me gustan (o gustaban) nada; el pepino, los garbanzos y el bacalao. Pero lo que me he dado cuenta y lo confieso es que más bien no sabía cómo cocinarlos a mi gusto.

Así que llevo una temporada dedicándome a aprender, y con bastante buena fortuna debo decir. Porque, vamos a ver, cómo un simple y saludable pepino, que no tiene calorías y está lleno de agua y vitaminas, no va a formar parte de mi dieta.

La verdad es que con la moda y afición que tenemos a los restaurantes japoneses, debo decir que la ensalada de pepino  y algas  me encanta, aunque no la he conseguido hacer en casa, me queda parecida pero no igual. Pero el otro día hice una que estaba estupenda, me trajo Maribel, un pepino de su Galicia natal recién cogido de su huerta, y lo preparé al estilo marroquí, esto es: se pela y se corta en tiras, se le quitan entonces las pepitas, que es lo que realmente es indigesto, se espolvorea con sal gorda y se deja sudando unos 20 minutos, después se lava, y se cortan las tiras en cuadrados pequeños, se ponen en un plato, se le pica menta o hierbabuena (de mi huerto…), y se le echa por encima un aliño de limón y aceite de oliva. Si se deja un rato marinar esta aún mejor.  Deliciosa.

 Y con los garbanzos me ha pasado algo parecido, me invitaron al campo en Salamanca, y me dieron un plato de garbanzos con setas que sencillamente estaba delicioso, así que me lancé a cocinar garbanzos como una loca. Y bueno, la verdad es que no sabía muy bien cómo hacerlos, después de mucho buscar y experimentar ya me he dado cuenta que la clave está en remojarlos bien con agua templada con sal durante toda una noche, he probado con bicarbonato también pero el resultado no ha sido mucho mejor, por  lo que ya no lo uso, Y otra cuestión clave es cocerlos solos y luego incorporarlos al sofrito,fundamental ponerlos en agua fría, y cuando rompe a hervir, asustarlos es decir volver a echar agua y que se reinicie el hervor, al menos tres veces. Al principio solo lo hacía una vez y me quedaban un poco duros, fue mi amiga Elena quien me abrió los ojos. Claro que ella usa olla rápida, pero yo no tengo así que los dejo una hora y media o así.

Aquí va la receta de los garbanzos con setas: 500 gr de garbanzos (variedad pedrosillano), 300 gr de setas (esta vez he usado boletus deshidratados, por lo que hay que ponerlos también a remojo al menos una hora), 1 litro de caldo de verduras (vale el vegetal de Aneto), un vaso pequeño de vino blanco, una lata pequeña de tomate frito Hida, 1 cebolla, 1 ajo, laurel, tomillo, pimentón, sal, pimienta y aceite de oliva.

Los garbanzos ya he dicho se dejan toda la noche a remojo en agua templada, se escurren y se ponen en una olla cubiertos de agua fría con la hoja de laurel, se asustan 3 veces y se dejan hervir durante una hora, pero mejor sacar uno de vez en cuando a ver como van por si hay que dejarlos más tiempo, cuando estén se escurren y se reservan.

Ponemos en una cazuela con aceite la cebolla y el ajo picados finos, y se rehogan unos 10 minutos con aceite de oliva, en este momento añadimos una cucharada de pimentón, le damos una vuelta evitando que se queme y añadimos el tomate, lo dejamos todo junto otros 5-10 minutos, (llegados este punto yo suelo pasar este sofrito por un pasapurés, pero puede no hacerse), se añaden entonces las setas troceadas, la sal, la pimienta y, se deja todo junto otros 10 minutos, añadimos entonces los garbanzos y el vino blanco, por último en otros 5 minutos, añadimos el caldo vegetal, y el tomillo y un poco de pimienta, dejamos 15 más y ya. Aunque este tiempo final depende de cómo le gusten a uno los garbanzos, más o menos firmes, o que se abran un poco. 

Para cocinar un guiso como este, me gusta  una música de fondo que me  de paz  y acompañe el lento “burbur” de la olla, como este “Amanece “ de Billman y su guitarra, otro joven que está empezando y que pronto estará en el top ten .

Y el bacalao, lo dejo para otro día, porque esa es otra historia.

Comparte este artículo
Esta entrada fue publicada en CONFIESO QUE COMO. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a QUIÉN ME HA VISTO Y QUIEN ME VE

  1. Cris dice:

    Yo odiaba el pepino también y el melón, que deben ser primos hermanos, pero, cosas de la convivencia marital, ahora los tolero (bueno, el melón me encanta y todo). Muy buenas tus recetas como siempre Marta, voy a probar la de los pepinos, porque eso de echarle tanta ciencia al cocimiento garbancil, como que no ;)
    Un beso fuerte
    Cris

    • Marta dice:

      Cris, prueba lo de pepino, esta buenísimo, y los garbanzos a lo mejor lo puedes hacer con los ya cocidos de bote.
      Gracias por tu comentario. Marta

  2. Marta dice:

    Gracias Sophie por tu comentario, Anímate a poner el enlace de tu blog en nuestro Facebook , ya si podemos seguirte y aprender nuevas recetas.

  3. Hola Marta, yo confieso que a mi me ENCANTA el pepino! Desde mi infancia como el pepino! Sin saber de las vitaminas, pero sabía que no engorda! Esta receta me gusta mucho! Tampoco se como se hace esta ensalada japonesa! Tengo una actual en mi blog con pepino! Próximamente pongo otra muy interesante!
    Saludos Sophie

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>